2558: APRENDIENDO SOBRE EL AÑO NUEVO

El fin de año khmer no solo se celebra en Camboya, también en Laos, Tailandia y Myanmar. Esta es una fiesta que tiene orígenes hinduistas, pero que luego se hizo coincidir con el calendario budista y ahora es una fiesta con carácter religioso. Es el fin del año 2557, año de la serpiente, y el principio del 2558, año del caballo.

Cuenta la leyenda que el más poderoso de los dioses, Kabel Mohaprom, tuvo siete hijas, una en cada día de la semana. El hijo del dios de las aves, Thamabal, se hizo muy famoso por ser muy inteligente, tanto que hablaba la lengua de las aves. El dios Kabel, celoso de su fama, le retó a resolver un enigma. Bajó a la tierra y le planteó una pregunta:¿dónde está la felicidad para los camboyanos por la mañana, al mediodía y por la noche? Si el hijo del dios de las aves hallaba la respuesta, el dios Kabel se cortaría la cabeza; si no la descubría, él perdería la suya. Thamabal aceptó el reto. Pasó la semana pensando sin dar con la respuesta, pero el último día, escuchó a dos águilas diciendo que se lo iban a comer al día siguiente y riéndose de él por lo tonto que era por no saber la respuesta, que era muy sencilla: “Por la mañanas la felicidad está en la cara, ya que los camboyanos se la lavan para comenzar el día; al mediodía, la felicidad está en el pecho, ya que los camboyanos se lo refrescan por el calor; por la noche, la felicidad está en los pies, pues se los lavan antes de meterse en la cama”. Kabel Mohaprom cumplió con su promesa y fue decapitado, pero era tan poderoso que si su cabeza tocaba la tierra, esta se quemaría, si tocaba el aire, se evaporaría el agua de las nubes y, si tocaba el mar, toda el agua de la tierra se secaría. La hija mayor del dios Kabel bajó a la tierra montada en un búfalo sagrado para poner la cabeza de su padre en el templo Kailash, pero, antes, caminó alrededor del monte Meru, hogar de los dioses, para que observaran que la cabeza de su padre aún era poderosa y seguía siendo el dios de dioses.
Desde entonces cada año baja a la tierra una de las hijas del dios Kabel con su cabeza para juzgar si esta (la tierra) debe salvarse y después regresa al cielo realizando el mismo recorrido que hizo su hermana mayor alrededor del monte Meru.

Esto es lo que se ha celebrado este año: ha bajado el ángel (a los extranjeros, nos dicen que las hijas son como ángeles) del lunes, Koraka Tevy, a las 8:07 de la mañana, y ha decidido que el pueblo camboyano merece salvarse un año más, menos mal. Los camboyanos colocan altares en sus casas con ofrendas para el ángel. Cada año las ofrendas varían. Un vidente predice a qué hora bajará el ángel, en qué animal vendrá montado y qué querrá beber y comer, y dependiendo de lo que quieran, esas serán las ofrendas. Este año vino en un tigre sagrado, guiada por un caballo, y quiso comer sésamo, cacahuetes y plátano y beber zumo de naranja. Además, como artículo especial, quiere aceites corporales de esencias.

artwatereness_khemer_new_year_2558

Para agradecer su salvación, festejan tradicionalmente durante tres días celebrándolo en la calle, con juegos tradicionales, bailando en las pagodas y lanzándose agua y polvos de talco. Ahora en Camboya lo de los polvos de talco y el agua está medio prohibido, porque al parecer causaba muchos accidentes de tráfico… pero en Laos y en Tailandia se hace en cada esquina, en cada kilómetro de carretera.

¿Y qué pasa a la hora que baja el ángel? Pues básicamente lo que pasa a las 8:07 es que en la televisión se ve una representación realizada por bailarinas de Apsara en la que una hace de la hija del año pasado y otra de la de este. Intercambian parlamentos y se dan el relevo prometiendo al pueblo de Camboya protección.

Date: April 15 Skills: ON WHEELS, the route

1 Comment

  1. Emma
    17 17UTC mayo 17UTC 2014 at 12:28 12Sat, 17 May 2014 12:28:11 +000011. · Reply

    que historia más bonita.. Mirando todas vuestras fotos. nunca escribo mucho, que bonito todo…. besos a las dos!!

Leave a Comment