• LA LLEGADA A MONDULKIRI
  • LA LLEGADA A MONDULKIRI
  • LA LLEGADA A MONDULKIRI

LA LLEGADA A MONDULKIRI

Nos despertamos antes de que sonara el despertador a las cinco y llovía a mares, así que esperamos un rato. Dejó de llover, desayunamos, nos subimos a las bicis y nos pusimos en carretera. Era preciosa.

Todo lo salvaje que no vimos ayer, nos lo hemos encontrado hoy. Había mil colores, cientos de matices en los verdes de las plantas y otros tantos en los marrones de la tierra. Salvajes también eran las cuestas. Desde el principio, las cuestas eran realmente pronunciadas en ambos sentidos pero, para nuestra desgracia, sobre todo cuesta arriba. Había pájaros como si regalaran alpiste e incluso vimos ¡dos monos!

Luego nos cayó una tormentita encima. Después salió el sol que precedía a la siguiente… ese sol que pica y pesa…. Y las cuestas se pusieron muy serias.
Providencialmente, apareció un mini-templo-refugio en el que había un buda ¡con un tridente! Así que, reunido el oráculo del agua, deliberamos y la decisión fue unánime:

minivan

Andar en bici por esas cuestas debería entrar en categoría olímpica para Brasil… habíamos hecho 37km en cuatro horas y pico y ya no podíamos más.

Olíamos fatal. Olíamos tan mal que nos daba vergüenza entrar en la minivan. Tan mal que, desde hacía varios kilómetros que nos paramos a comer un mango, nos perseguía un grupo de moscas tan numeroso que no nos dejaba ver bien para pelarlo. Ni cuestas abajo de varios kilómetros a toda velocidad fueron capaces de separarlas de nosotras, sobre todo de Berta. Su teoría es que en las bajadas se resguardaban del viento en el casco, las muy ladinas. La cosa era tan asquerosa y molesta como alucinante. Olíamos fatal, pero tuvimos la suerte de que la minivan fuese llena de gallinas mojadas y así no se notaba.

Estamos en Sen Monorom. Estamos encantadas de haber hecho en furgoneta los últimos 25km antes de llegar aquí, tanto por el gusto que da subir las cuestas ahí montadas, como porque no nos haya caído la segunda tormenta encima.

Contentas y aliviadas, dejamos la minivan en busca de un lugar para dormir. De este brevísimo último trayecto de hoy también hemos incorporado algo: sobre nuestra peste ahora se aprecia un leve retro-olor a gallina mojada…

Date: April 11 Skills: ON WHEELS, the route

3 Comments

  1. kim
    22 22UTC abril 22UTC 2014 at 11:49 11Tue, 22 Apr 2014 11:49:34 +000034. · Reply

    Your story is still wonderful! More later after I read more. I leave to return to the US in 1 week. Happily the internet makes everyone seem closer. I can see your kms and your sweat, but only because I know the view. I was on the inside of the giant air-conditioned bus, not the bicycle. Wherever you are in your journey, you are among the most exquisite and interesting wet hens I have ever met. And fortunately, I think you net the shower and soap before I met you. Be well and be grateful
    love,
    Kim

    • artwatereness
      24 24UTC abril 24UTC 2014 at 07:50 07Thu, 24 Apr 2014 07:50:53 +000053. · Reply

      big fans of you! sooo big Kim, soooo fans… even grupies we would say! :)

  2. 17 17UTC abril 17UTC 2014 at 21:03 09Thu, 17 Apr 2014 21:03:11 +000011. · Reply

    wonderful!!!!

Leave a Comment