MALENTENDIDOS INTERCULTURALES

Nos levantamos pronto para que no nos pillase el calor del día anterior. Antes de irnos, la señora nos devolvió amablemente las madalenas caseras que les habíamos llevado como obsequio la noche anterior. Aunque eran de la tienda de enfrente de su casa, seguían siendo comida extranjera. El señor nos transmitió sus recelos hacia el papel de las madalenas; conocía casos, podía ser peligroso y dar dolor de barriga. Tras insistir varias veces en que comerse el papel no era necesario y que estaba ahí solo para poder cocinarlas, la señora, de mala gana, y maldiciendo internamente a su marido (que ni loco quería probar un trocito), se comió media, no sabemos si por apuro o por educación. Nosotros, muy contentos, nos las desayunamos acompañadas por unos platanillos y nos pusimos en marcha.

La señora nos despidió en la puerta de la casa mirando al cielo y comentando algo sobre el agua; nos congratulamos por entender que se refería al rocío e intentamos recordar cómo se decía. Cinco escasos minutos más tarde comprendimos dos cosas: no sabíamos decir rocío y la señora simplemente nos estaba advirtiendo de que iba a llover. Y llovió. Llovió todo el tiempo que bordeamos el estanque y un buen rato más; llovió en nuestro primer día de caminos de tierra y nos pusimos cual veraneantes dándose barros en un pispás. Seguimos adelante. Dejó de llover. Menos mal. 40km después recuperamos el asfalto y la emoción nos dio para 20km más, hasta que paramos a comer… y a todo lo demás porque estábamos muy cansados. Hicimos noche en la única guesthouse de Thmar Koul, un híbrido entre casa de citas y hotel de carretera con un precio que multiplica por tres el habitual.
crosscultural missunderstandings

Date: Feb 19 Skills: ISL - LSE, ON WHEELS, the route

1 Comment

  1. mario
    15 15UTC marzo 15UTC 2014 at 06:55 06Sat, 15 Mar 2014 06:55:13 +000013. · Reply

    Que la crudeza del camino jamás frene esos impulsos culturales que lleváis a los pueblos y ciudades por los cuales pasáis.Siempre adelante a pesar de todas las inclemencias del tiempo.

Leave a Comment