EL AGUA, ELEMENTO IMPRESCINDIBLE PARA LA VIDA

Es habitual oír, ver o leer que el agua es esencial para la vida. Pero, ¿a qué viene este papel jugado por el agua en la vida? Para entender esto, antes han de considerarse los siguientes puntos:

·         La vida es consecuencia de una serie de reacciones químicas en las que participan diversos tipos de moléculas. Las reacciones químicas en cuestión no son extraordinarias, y para que se lleven a cabo (y por tanto, para que la vida pueda desarrollarse) dependen de los mismos factores que influyen en cualquier reacción química, a destacar:

o   Concentración de las moléculas intervinientes: La velocidad de reacción aumenta al aumentar la concentración de las moléculas que intervienen en la misma. Al aumentar la cantidad de moléculas, éstas colisionarán con mayor frecuencia y eso permitirá que se den más reacciones químicas.

o   Temperatura: un aumento de temperatura conlleva un aumento de la velocidad de reacción química. El motivo de esto es que al aumentar la temperatura, aumenta también el número de moléculas en colisión que tienen la energía de activación necesaria para que suceda la reacción.

o   Disolvente: Muchas reacciones tienen lugar en disolución: las moléculas intervinientes se encuentran individualizadas, libres de moverse por el volumen de la disolución (a diferencia de lo que ocurriría si se encontrarán cristalizadas, por ejemplo). Esa individualización y libertad de movimiento permite que las diferentes moléculas colisionen entre sí, favoreciendo de este modo la reacción química (y por tanto, la vida).

o   El agua líquida es habitualmente denominada el disolvente universal por la gran cantidad de sustancias sobre las que puede actuar como disolvente.

·         Las moléculas intervinientes en las reacciones químicas que constituyen la vida son de diversa naturaleza (gases como el Oxígeno o el dióxido de carbono, sólidos como sales minerales, azúcares o proteínas etc). Para que todas estas moléculas puedan reaccionar entre sí, es imprescindible que se encuentren presentes en una misma disolución.

Teniendo esto en cuenta, se deduce que el agua líquida es el mejor disolvente biológico: al ser un disolvente universal, es fácil que una gran cantidad de las moléculas necesarias para la vida puedan disolverse en él y así llevar a cabo las reacciones químicas que constituyen la vida.

IMPORTANTE: el agua debe estar en su estado líquido, por lo que cualquier condición ambiental (temperatura y presión, fundamentalmente) que no permita la existencia de abundante agua líquida, será también un factor que impida el desarrollo de la vida (al menos tal y como la conocemos en la Tierra).

Don Severo

Origen de la imagen: http://www.flickr.com/photos/microagua/9662752969/sizes/l/

Skills: DIALOGUE, Science

Leave a Comment