EL GIGANTE

EL GIGANTE


Una de sus manos, enormes y encalladas, sostiene mi pequeña mano infantil. La otra, la garrafa blanca vacía. Caminamos por el sendero y su voz acompaña nuestros pasos. El gigante canta la canción de la fuente.

“Rosarillo fue a la fuente, a la fuente del querer…Se le rompió el cantarillo, y ahora se muere de sed…”

Mientras se llena la garrafa, yo observo una babosa que se arrastra lentamente por la tierra humedecida y me pregunto qué habrá sido de su casita de caracol.

Levanto la mirada hacia el cielo para admirar a ese gigante que adivina los secretos de la montaña, y conoce los lugares en los que brota el agua cristalina, fresca y limpia.

Una de sus manos, enormes y encalladas sostiene mi pequeña y sucia mano infantil. La otra, la garrafa blanca llena. Emprendemos el regreso al son de la misma melodía. Mi abuelo silba y yo canto la canción de la fuente.

“Rosarillo fue a la fuente, a la fuente del querer…Se le rompió el cantarillo, y ahora se muere de sed…”

Elvira

Date: April 4 Skills: Art, DIALOGUE, Stories, Thoughts

1 Comment

  1. artwatereness
    Sunday April 6th, 2014 at 10:54 AM · Reply

    Thanks for these magic words Elvira, we all wonder what melody hides behind the walks by the hand of the giant…

Leave a Reply to artwatereness Cancel Reply