ÚLTIMA PARADA, PHNOM PENH

Nos despertamos prontito y nos miramos con cara de hoy sí. Nos preparamos, dejamos la guesthouse, desayunamos un bai sach churuk para dar el pistoletazo de salida al día y empezamos a pedalear.

La verdad es que fue un último día muy completo, vivimos una especie de resumen con momento representativos de muchos días de ruta distintos. Tuvimos grandes ratos de buen tiempo, buena carretera y paisaje precioso, pero también carretera nacional transitada, gravilla, lluvia, amaguitos de cuestas, camino de arena, zona rural, pista de tierra, momentos de barro, también de polvo, plantaciones de caucho, palmerales, campos de arroz, casas de madera, mercados, cruces de caminos, puentes, pimienta al sol, pueblos, estanques, ríos, neveritas naranjas bajo sombrillas salpicando la carretera, ciudad, extrarradios…. también hubo restaurante de carretera con señora acogedora que nos acaba dando unos pastelitos, charlita en puesto con lugareños sobre la idoneidad de un matrimonio temprano, necesidad imperiosa de encontrar una gasolinera con baño, carrerita con niño en bici que se pica un ratito mientras pasamos por su pueblo,… en definitiva, muy representativo. Parecía que lo lo hubiésemos diseñado así aposta.

Nos habíamos imaginado la llegada de muchas formas diferentes. Al atardecer, llamando a casa con una cervecita en una terraza al pie del río… A media mañana o después de comer, apareciendo por sorpresa en el trabajo de una amiga… Sucedió por la noche, a trompicones. Primero llegamos al otro lado del río de Phnom Penh y se nos echó la lluvia encima. Un intenso sol naranja se iba apagando mientras corríamos hacia el barco en el que cruzaríamos a la otra orilla, a la ciudad. Iba a ser una llegada a través de las aguas literalmente, muy en armonía con el proyecto. El barco llegó, atravesamos el río y tras pedalear unos minutos, nos dimos cuenta de que estábamos aún en la otra orilla, que está antes de la ciudad… chasco! qué traicioneras son las ciudades con ríos juguetones… cagontó!

Remontamos la ribera hasta alcanzar el puente y lo cruzamos, pedaleando sobre las aguas. Lo habíamos conseguido! Habíamos hecho más de 2.500 kilómetros llevando nuestra exposición y nuestros talleres en bicicleta por Camboya.

Última parada, Phnom Penh.

Date: May 21 Skills: ON WHEELS, the route

Leave a Comment