ADIÓS

ratanakiri sky

Cuando se dice que la cultura camboyana está muy ligada al agua, muchas ideas vienen a nuestra cabeza. Probablemente lo primero sea su hidrografía. Infinitos ríos y riachuelos recorren un territorio que el emblemático Mekong atraviesa de norte a sur y que acoge en su centro al Tonlé Sap, el mayor lago del sudeste asiático. Este lago tiene la peculiaridad de quintuplicar sus dimensiones cada año, al comunicarse con el Mekong a través de un río reversible que genera una fructífera conversación en la que reparte vida y fortuna a su alrededor, alimentando una biodiversidad magnífica.

Estanques, canales y arroyos riegan incontables campos de arroz. Redes, trampas y piscifactorías llenan los mercados de pescado. Los cultivos y la pesca son el motor económico de un país en el que la importancia sociocultural del agua marca el ritmo de la vida.

El agua está inscrita en el país desde sus orígenes, cuando el rey Naga se bebió las aguas del océano que rodeaba Kok Thlok, la isla sagrada de un solo árbol, para regalarle ese territorio emergido a su hija, la princesa Soma, y su marido, el príncipe hindú Preah Tong, naciendo así el reino de Camboya.

La sofisticada gestión de este elemento vital también convirtió la capital del imperio angkoriano en una de las ciudades más grandes del mundo en su época. Cada rey colaboraba a la creación de un elaborado sistema de canalización y almacenamiento del agua, cuya finalidad se debate aún hoy entre lo religioso y lo práctico.

Sus leyendas desvelan el secreto más íntimo del vínculo entre el agua y Camboya al contar cómo el hijo del rey pájaro salvó su vida al descifrar el enigma de los tres momentos de mayor felicidad para las personas de este país: la mañana, al lavarse la cara, la tarde, al refrescarse el pecho con agua, y la noche, al lavarse los pies y las piernas antes de dormir.

En cada pueblo, en cada rincón, en cada persona de Camboya existe un lazo especial con el agua. Muchas veces está relacionado con el temor a la escasez o al exceso y otras tantas con la alegría que aporta a sus celebraciones más importantes: el Fin de año Khmer, en el que la gente baila pidiendo lluvia y se mojan unos a otros tirándose cubos, globos, con pistolas de agua, etc, o Bon Om Touk, en el que el evento más esperado es la carrera por el Tonlé Sap para la que los pueblos y distritos preparan sus barcos durante todo el año.

Por eso nos involucramos en este proyecto, ¡qué mejor lugar para aterrizar Through Waters que Camboya! Una iniciativa que nació para celebrar el agua, para realzar su vínculo con la cultura y la importancia de venerar este elemento, con la esperanza de que, al amarlo, no queramos destruirlo… por eso con ARTWATERENESS hemos ido en bici por Camboya, para compartir con nuestra exposición visiones del agua que emanan de todos los lugares de la tierra y, especialmente, para recoger aquellas que brotan aquí, de sus pueblos y de sus gentes.

Ahora esta aventura llega a su fin. Lo aprendido es tanto que, como si de agua se tratase, sentimos que no podemos evitar que se escape entre los dedos, solo esperamos haber podido recoger parte en este blog y en nuestra memoria. Ha sido un placer y un honor compartirlo, muchas gracias por acompañarnos.

Pero la vida son ciclos. Este termina aquí y otro empezará en otro país, en otra ciudad, igual o encontrando una nueva forma, seguirá fluyendo, haciéndonos reflexionar sobre este elemento vital que regará nuestras creaciones para poder compartirlas con los otros una vez más.

Estaremos muy despiertos y, como en el cuento de “La lucha por la lluvia”, allá donde falte, donde el desierto crezca, lanzaremos nuestro croar : croa, croa, op, op, ap, ap … que llueva… y que el agua siga su ciclo, ese que nos conecta a todos los seres vivos desde siempre y para siempre…

Berta de la Dehesa Amo y María Peñalosa Méndez

Skills: ON WHEELS, the route

2 Comments

  1. Emma
    26 26UTC julio 26UTC 2014 at 08:37 08Sat, 26 Jul 2014 08:37:40 +000040. · Reply

    bueno chicas a mi se me sale el agua de los ojos…..porque bebáis el agua de otros sitios….

  2. Genia
    22 22UTC julio 22UTC 2014 at 20:44 08Tue, 22 Jul 2014 20:44:22 +000022. · Reply

    Qué sensación de pérdida, de pérdida de tanta transmisión de información, arte, sonrisas y expectación en las caras de los niños de los pueblos.
    Debéis de estar agotadas de tanto dar y luchar, que suerte ha tenido Camboya de teneros este tiempo en su país y que suerte vosotras de haber tenido tanto aprendizaje, jamás os olvidareis de estos años….. y nosotros tampoco gracias a vosotras.
    Magnífico trabajo.

Leave a Comment