• PHNOM SANTUK
  • PHNOM SANTUK

PHNOM SANTUK

Al día siguiente, como si de un cambio de guardia se tratase, Nerea se volvió a Phnom Penh mientras de allí venía nuestra adorada Leyre.

Este finde ella sabía que teníamos que trabajar, pero acordamos buscar la manera de poder compaginar el descanso y el trabajo. La mejor forma que encontramos fue irnos al día siguiente a un hotelito con una piscina maravillosa. Allí lo teníamos todo, internet y agua refrescante, comidas ricas y tranquilidad para concentrarnos. Todo era ideal hasta que nos dimos cuenta que algo pasaba con nuestro ordenador… vamos, que no funcionaba. Decidimos no desesperar, trabajar un poco en papel y disfrutar del agua. Por la tarde ya supimos el diagnóstico: muerte total por problema con la placa madre… vaya por Dios… esta baja es la última de una larguísima racha de bajas tecnológicas sufridas en este país; ya sólo sobrevive un ordenador pequeño, ¡larga vida al Acer!

Para no deprimirnos de más, nos cogimos un tuktuk y nos fuimos a Phnom Santuk. Es la montaña sagrada más importante de esta provincia y en su cima se aloja un complejo de pagodas y estupas que tiene la peculiaridad de tener esculpidos en la roca muchísimos Budas, algunos de tamaño increíblemente grande, y muchísimos monos.

Phnom_Santuk_1

Subimos los 809 escalones con bastante fatiga, preguntándonos por qué se cansa uno tanto con la cantidad de bici que hacemos. Las escaleras son eternas y a ambos lado hay sendas filas de hombres, por un lado, y mujeres, por el otro, tirando de unas Nagas.

Phnom_Santuk_3

Al bajar ya estaba anocheciendo; en la parte baja del monte también había un pagoda que está todavía en uso. Allí vimos al pasar unos niños monjes que jugaban en una sala abierta, con columnas, toda de madera… la luz y lo destartalado del lugar creaban una imagen un poco inquietante… en aquel momento no teníamos ni idea de que ese sería el lugar donde pasaríamos la siguiente noche.

Phnom_Santuk_2

Date: March 28 Skills: ISL - LSE, ON WHEELS, the route

Leave a Comment