EL RÍO MALDITO

 

PRESENTADOR: Presentamos el teatro hablado que narra la historia de “El río maldito”. Esta historia ha sido llevada a cabo por los alumnos del colegio de sordos mudos y ciegos de Krousar Thmey en Siem Reap, apoyados por las profesoras Berta y María de España. La grabación ha sido dirigida y realizada por el profesor Panha y las profesoras María y Berta. El reparto es: PRESENTADOR y REY: Chanti NARRADOR Y MUJER: SHARON HOMBRE 2: Panha REY DE LOS PECES: Oun DIOS DE LAS AGUAS Y ASTRÓLOGO: Tang Eu HOMBRE 1 Y SOLDADO: Deena PRINCESA: Nita DOCTOR: Sovan

-COMIENZA LA HISTORIA-

NARRADOR.- Érase una vez en Camboya, los ríos estaban llenos de muchas piedras preciosas, oro y plata, que se hallaban escondidos en sus cauces, así que la gente comenzó a excavar en ellos para encontrar y extraer sus riquezas. Mientras cavaban, no se preocupaban del río y lo hacían sin cuidado, dejando las aguas y riberas muy sucias.

HOMBRE 1.- ¡Jo, jo, jo! ¡He encontrado otra piedra preciosa! ¡Ven aquí y ayúdame a cavar más profundo!

HOMBRE 2.- ¡Voy! ¡Vamos a ser riquísimos! ¡Soy superfeliz!

MUJER.- ¡Sí! ¡Yo quiero más oro! ¡Busquemos más!

DIOS DE LAS AGUAS.- ¡Gentes de Camboya! ¡Basta! ¡Dejad de cavar así! Si seguís ensuciando y contaminando mis aguas, las convertiré en veneno.

NARRADOR.- Pero la gente no le hizo caso porque querían tener más riquezas y siguieron cavando de la misma manera. Un buen día, la princesa estaba paseando por la ribera del río con su guardia personal, alejada del lugar donde solían cavar.

PRINCESA: Deberíamos detenernos a descansar aquí, bajo los árboles, al lado de esta agua tan clara… Tengo sed, beberé un poco.

NARRADOR.- Aunque el agua parecía buena, no lo era, pues la maldición del dios se había hecho realidad. La princesa se puso muy enferma y también mucha otra gente… Entonces, comunicaron al rey la enfermedad de la princesa…

REY.- ¿Qué? ¿Cómo que mi hija, la princesa, está enferma? ¿Cómo ha podido ocurrir algo así? ¡Quiero verla! ¡Avisad al doctor!… Querida hija, ¿cómo te encuentras?

PRINCESA.- Ohhh… Ahhh… No me encuentro bien… Me duele mucho la barriga… Ahhh…

REY.- Doctor, ¿qué podemos hacer?

DOCTOR.- No lo sé majestad, es la misma enfermedad que tienen las gentes del pueblo. No he encontrado la cura.

PRINCESA.- Ahhh… me duele muchísimo…!

REY.- ¡Esto es terrible! ¡Doctor, haga algo!

NARRADOR.- Pero el doctor no podía ayudar. El tiempo pasaba, la princesa no mejoraba y el rey estaba tan preocupado que no podía descansar en absoluto. Una noche, estaba muy cansado y se quedó dormido. Algo sucedió en sus sueños…

REY DE LOS PECES.- ¡Rey de los humanos, soy el rey de los peces! El Dios de las Aguas me envía para que os entregue un mensaje: estáis envenenando mi reino y no lo estáis cuidando. La ambición de la gente les conducirá a la muerte. Solo ahora, que vuestra hija ha sido envenenada, también podéis comprender mi dolor. Si cuidáis del río, el agua será bendita por el Dios de las Aguas, y, cuando la gente la beba, estarán sanos para siempre.

NARRADOR.- Cuando se levantaron a la mañana siguiente, el rey le contó su sueño al astrólogo, que lo interpretó de la siguiente manera…

ASTRÓLOGO.- ¡Majestad! La respuesta a vuestros problemas ha aparecido en vuestro sueño! Los ríos están llenos de basura porque la gente está cavando sin cuidado ninguno para ser cada vez más ricos… Por ello, el rey de los peces tiene un problema muy grave que podéis solucionar: debéis ordenar que se limpien los ríos e impedir que se siga cavando para extraer sus riquezas. Eso contamina el agua, los peces enferman y, cuando bebemos esa agua y comemos esos peces, nosotros enfermamos también. ¡Por eso la princesa está enferma!, Deberíais solucionarlo.

REY.- Oh! ¡Qué extraño…! ¿Cómo no se me habrá ocurrido antes? ¡Soldado, venga aquí!

SOLDADO.- ¡Sí, majestad! REY.- Reúne al ejército y limpiad los ríos. Después, id a decir a mi gente que debemos mantenerlos limpios!

SOLDADO.- ¡A sus órdenes, majestad!

NARRADOR.- Y así lo hicieron. Los ejércitos del rey limpiaron los ríos y se aseguraron de que todo el mundo comprendiese la importancia de cuidar los ríos en el futuro. Después, el soldado volvió a palacio a comunicar al rey que sus órdenes se habían cumplido.

SOLDADO.- Majestad, los ríos están limpios y la gente es consciente de lo importante que es mantenerlos así. Aquí os traigo un poco de agua del río para que podáis comprobarlo.

PRINCESA.- Oh! Parece tan fresquita y tengo tanta sed… ¡dámela padre, quiero probarla!

REY.-Gracias, soldado. Dadle el agua a la princesa si eso le hace más feliz.

DOCTOR.- ¡Mirad, majestad! ¡Parece mucho más recuperada de repente!

PRINCESA.- ¡Me siento genial!

DOCTOR.- ¡Está curada! ¡Y ahora sabemos cómo salvar a todos los demás!

REY.- ¡Sí, se ha sanado! ¡Decid a las gentes que beban agua fresca para volver a estar sanos otra vez! ¡Qué feliz soy!

REY, PRINCESA, DOCTOR, ASTRÓLOGO Y SOLDADO.- ¡Cuidaremos del agua!

NARRADOR.- Y la gente mantuvo limpias las aguas y riberas de los ríos del reino y vivieron sanos y felices para siempre.

FIN

Date: Mar 22 Skills: Celebrate, DIÁLOGO, exhibitions & activities, Stories

1 Comment

  1. Elvira
    25 25UTC marzo 25UTC 2014 at 11:37 11Tue, 25 Mar 2014 11:37:23 +000023. · Reply

    ¡Qué bien suena! Aunque no entendí ni papa… Menos mal que hay subtítulos ;)
    ¡Un aplauso para los creadores de esta historia!

Leave a Comment