• LA FAMILIA
  • LA FAMILIA
  • LA FAMILIA
  • LA FAMILIA

LA FAMILIA

Ayer conocimos a un chico que nos iba a ayudar a alquilarnos una casa en vez de dormir en una guest house. A la hora acordada llegamos a la guest house en la que habíamos quedado y lo encontramos tumbado en una de esas camas de madera que habitan porches, restaurantes, recepciones de hoteles… sudando como un pollo; está malísimo, los análisis decían que no es malaria y ha traído del médico una bolsa enorme de pastillas sin cajas ni prospectos, al más puro estilo khmer.

Le decimos que no se preocupe y vamos a visitar la zona del lago donde Fran nos había dicho que había casas de alquiler. Fran, más conocido por Fran Ratanakiri o Mr Tao, es un español encantador que estuvo aquí viviendo un año y medio (ahora sigue en Camboya pero en Phnom Penh) y nos ha pasado una lista enorme de recomendaciones y contactos.

Pues para allá vamos, preguntamos en las guest house de la zona e intentamos buscar las casas de alquiler que Fran nos ha dicho.

La primera que vemos estaba vacía, lo cual nos parece muy buena noticia; preguntamos a la chica de la guest house vecina y ella no sabe nada, pero nos enseña a decir casa de alquiler en khmer, lo que nos facilita ir al otro vecino a preguntar lo mismo. El otro vecino nos saca rápidamente sillas y se pone a hacer llamadas de teléfono… no está claro si la casa tiene inquilino y por supuesto el precio es incierto, llama a unos y a otros, nos pregunta por qué queremos esa casa, le explicamos nuestras necesidades… más llamadas. Por fin, respuesta: un amigo suyo que vive a un kilómetro alquila una casa, o eso entendemos, pues venga, vamos. Le seguimos con nuestras bicis y llegamos a una casa muy grande con piso de arriba de madera y parte de debajo de cemento.
ARTWATERENESS_FAMILY_2
Rápidamente vemos que ahí hay mucha gente, que sería para compartir; eso aquí se hace mucho, familia khmer abajo y extranjero arriba. Pero no. Nos recibe el padre en el salón de arriba, los enormes muebles de madera ocupan casi todo el espacio, el habla un poco de inglés y está muy sonriente. Luego llega la mujer, muy guapa, recogiéndose el pelazo rizado que le llega casi por la cintura. Nos quieren alquilar la casa por habitaciones, cada una por 50 $ al mes. No sabemos qué decir, nos enseñan todas las habitaciones. En principio preferimos la parte de madera pero, al ver las del piso de abajo donde viven los tres hijos y la abuela, tres perros y dos gatos, descubrimos que las habitaciones son gigantes y tienen el baño dentro. ARTWATERENESS_FAMILY_1
Estamos un poco apabulladas por conocer a tanta gente, tampoco habíamos pensado en nada así. Les pedimos tiempo para reflexionar. Nos vamos. Después de tomar la primera curva nos paramos; estamos flipando las dos pero nos parece buena idea, nunca hemos vivido tan cerca de una familia y sería un buen colofón para aprender de Camboya y sus costumbres y para mejorar nuestro khmer…Decidido: nos quedamos la habitación.

Volvemos a dejar las maletas y nos vamos a un cyber a trabajar. La habitación que hemos elegido es un almacén y la cama no tiene colchón pero han dicho que en dos horas estará lista. Confiamos.

Regresamos al anochecer… está perfecta, radiante, vacía, con colchón, sábanas, mosquitera, cortinas, alfombrilla del baño, felpudo, una mesa y unos taburetes de esos de madera maciza que se llevan aquí. ¡Tenemos hasta ventilador! Nos metemos en el cuarto, somos muy felices, no podíamos desear nada más.

Llaman a la puerta, ¡es el señor de la casa que quiere brindar por nuestra llegada

con unas cervezas! Salimos y mientras nos tomamos la primera cerveza va llegando toda la familia, somos sometidas a un interrogatorio profundo en el que contamos toda nuestra vida. Con la segunda cerveza ya nos ponen tapita (es de pescado seco, supuestamente…¿raya de río?) y comienzan a contar ellos datos de su familia, quién es quién, dónde trabajan, qué estudian los chicos, que tienen otra casa, que aprovecharon la inauguración de ésta para celebrar que llevan veintidós años casados e invitaron a 50 mesas (más o menos 500 personas)…la oferta insistente de la tercera cerveza ya la declinamos, pero entonces no sacan la cena completa. Nosotras dos en una mesa con el padre, los chicos en la otra mesa con la abuela; la madre ya había cenado en casa de una amiga así que ocupaba un sitio intermedio entre ambas mesas. Por último intercambiamos fotos de amigos y familia. Y después deseos de buenas noches.

¡Son muy majos! Somos muy felices con esta nueva familia adoptiva.

Date: April 22 Skills: ON WHEELS, the route

Leave a Comment